Una fe en camillas

Pastor José Mazurett

Marcos 2:3-4 “Entonces vinieron a él unos trayendo un paralítico, que era cargado por cuatro. Y como no podían acercarse a él a causa de la multitud, descubrieron el techo de donde estaba, y haciendo una abertura, bajaron el lecho en que yacía el paralítico.”

La noticia que Jesús había llegado a Cafernaum corrió por todo el pueblo y pronto una gran multitud se agolpó en la casa donde estaba el Señor. A ese lugar llega un grupo de hombres que llevan en camilla a un paralítico; y cómo no pudieron pasar entre la gente, se les ocurrió subirlo al techo; y la gente reunida al interior ve el descenso, increíble, de la camilla con el enfermo. Estos hombres podrían haberse resignado al ver el gentío como gran impedimento; pero agotaron todos los recursos disponibles para cumplir el objetivo de llevar al enfermo ante Jesús.

Señor, te damos tantas gracias por tu inagotable disposición para recibir a aquellos que te necesitan. Permita, Señor, que nuestras vidas estén dispuestas a sacrificar tiempo y recursos para llevar a tu presencia a aquellos que no te conocen.

Amados, amadas que la gracia del Señor nos permita: seguir “Creando Puentes” que lleven a los extraviados a Jesús.