Los tesoros de Jesús

Pastor José Mazurett

2 Corintios 8:9 “Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos”.

Jesús nació en Belén en medio de sencillos pastores. Como en el mesón no había lugar para ellos, fue acostado en un pesebre. No tenía recursos económicos y, algunas mujeres cubrieron sus necesidades; un pez proveyó para pagar el impuesto y, con cinco panes y dos peces alimento a más de cinco mil personas. El Señor no vino a traer riquezas efímeras como oro y plata, sino verdad y gracia la cual revela nuestra condición ante un Dios amoroso. Estas son las verdaderas riquezas que Jesús tiene reservadas para los que depositan su confianza en él.

Señor amado, muchas gracias por las inapreciables riquezas que recibimos al ser adoptados como hijos especiales, de un Padre que no escatimó ni a su propio Hijo para compartir los gloriosos tesoros de su salvación.

Amados, amadas que la gracia del Señor nos permita: seguir “Creando Puentes” con los tesoros de eterna salvación.