Oración apasionada

Pastor José Mazurett

1 Crónicas 4:10 “ E invocó Jabes al Dios de Israel, diciendo: ¡Oh, si me dieras bendición, y ensancharas mi territorio, y si tu mano estuviera conmigo, y me libraras de mal, para que no me dañe! Y le otorgó Dios lo que pidió
Es llamativo que el verso de hoy se encuentra inserto entre una larga genealogía de descendientes de la tribu de Judá; solo hay nombres antes y después de esta oración. Jabes pide la bendición de Dios; para luego solicitar que ensanche su territorio, y eso implicaba que aumenten sus responsabilidades. También solicita la necesaria presencia de Dios en su vida, y finalmente que lo libre del mal para no experimentar el dañino dolor. El deseo permanente de Dios es bendecir toda nuestra esfera de influencia, si permanecemos aferrados a su voluntad. Una oración apasionada cuenta con el respaldo de Dios.
Eterno y amado Dios, le damos gracias por prestar atención a cada una de nuestras súplicas que obedecen a la dirección de su Espíritu. Gracias por considerarnos en su eterno programa diseñado para nosotros, sus hijos.
Amados, amadas que la gracia del Señor nos permita: seguir “Creando Puentes” de comunión apasionada con Dios.